Diverticulos

¿Qué son los divertículos?

 

Los divertículos colónicos son pequeñas saculaciones (bolsitas o sacos) que se forman en las paredes del  intestino grueso. Estas formaciones ocurren hacia fuera del colon y usualmente tienen un espesor menor que el resto de la pared. Se estima que el 10% de las personas mayores de 40 años y alrededor del 50% de personas mayores de 60 años tienen divertículos.

 

Cuando estos sacos se infectan o inflaman se produce la diverticulitis. Entre el 10 y el 25% de las personas con diverticulosis desarrollan diverticulitis.

 

¿Cómo se desarrolla la enfermedad diverticular?

 

Se cree que la enfermedad diverticular esta causada por un incremento en la presión dentro del colon. El colon se debilita con la edad, y con el aumento de la presión, pueden surgir los divertículos, en los lugares débiles de la pared  intestinal. La diverticulitis ocurre cuando los alimentos no digeridos o el material de desecho queda atrapado dentro del divertículo, causándole que este se inflame o se infecte.

 

Una de las causas del incremento de la presión puede estar relacionada con el estreñimiento o constipación. Normalmente, los músculos del colon se  mueven en ondas, expandiéndose y contrayéndose, así mueven las heces a través del sistema digestivo. Pero cuando la materia fecal es muy dura y seca, los músculos tienen que hacer mas esfuerzo y con muchas mas fuerza.

 

Otras causas de estreñimiento, aparte de no tener una adecuada ingesta de fibra y líquidos, son:

  • Falta de ejercicio
  • Ignorar la necesidad de defecar
  • Estrés y ansiedad
  • Efectos secundarios de medicamentos
  • Cambios de vida y de rutina, como el      embarazo y viajes

 

¿Cuáles son los síntomas?

 

Si usted tiene diverticulosis, hay una buena probabilidad que no lo sepa. Usualmente, los pequeños sacos (divertículos) que se forman en la pared del colon no causan ningún problema, y pueden ser detectados solamente por rayos X (Enema baritado) o por una colonoscopia.

 

Cuando los síntomas están presentes, pueden incluir: estreñimiento, dolor abdominal usualmente en el lado izquierdo, cólicos, hinchazón, dificultad para expulsar gases, fiebre, náuseas/vómitos, diarrea e hinchazón. Debido a que otras enfermedades, como el síndrome de intestino irritable, tienen síntomas similares, consulte con su doctor si presenta estos síntomas.

 

En otros casos, los divertículos pueden sangrar, lo cual usted lo notara en la materia fecal o en el inodoro. Si ocurre el sangrado, consulte con su doctor para descartar problemas más serios.

 

Finalmente, si los divertículos se inflaman puede sufrir una perforación espontánea del colon, siendo una situación grave que puede ocasionar una peritonitis.

 

Diagnóstico

 

La forma para detectar si usted tiene divertículos es haciendo uno de los siguientes exámenes:

 

Colon por enema de doble contraste (Enema baritado): es una radiografia especial, en la cual se introduce material de contraste (bario) y aire que “pinta” por dentro el colon, pudiendo observar la presencia de los divertículos. Este examen se realiza en Rayos X y requiere que el paciente haya efectuado una preparación de su intestino con laxantes, a fin de que al momento esté libre de materia fecal. El paciente está totalmente despierto y alerta, se requiere de su colaboración pues es necesario realizar cambios de posición para que el bario se esparza por todo el colon. Tiene el inconveniente de ser molesto, ya que, la insuflación del intestino genera cólicos.

 

La colonoscopia es el otro examen por medio del cual puede diagnosticarse la diverticulosis. Al igual que el enema baritado se requiere haber realizado la preparación del intestino para que este se encuentre limpio. Se realiza en el consultorio o en quirófano, depende del tipo de paciente. A diferencia del colon por enema, la colonoscopia es realizada bajo sedación, brindada por anestesistas, para que el paciente no sienta ninguna molestia. Tiene la ventaja que además de detectar los divertículos puede diagnosticarse otras enfermedades, como pólipos, telangectasias, tumores, etc.

 

Tratamiento

 

El tratamiento para la diverticulosis consiste en aumentar la fibra en su dieta. Esto con la finalidad de prevenir una inflamación de los mismos (diverticulitis). No existe medicina que haga desaparecer los divertículos, pero usted puede llevar una vida completamente normal si lleva una vida saludable. El sólo hecho de tener divertículos no es indicación de cirugía, esta se reserva para las complicaciones que se puedan presentar, como hemorragia, perforación, fístulas, etc.

 

Para los casos de diverticulitis es necesario, en la gran mayoría, ingresar al paciente al hospital ya que será necesario las siguientes medidas:

-          Reposo intestinal: significa no administrar alimentos y/o medicamentos por boca. En algunos casos se requiere poner una sonda naso-gástrica para descomprimir el estómago y aliviar los síntomas.

-          Vigilar el estado abdominal

-          Administrar sueros y medicamentos intra-venosos, como antibióticos, antiespasmódicos (para aliviar el dolor), etc.

-          Realizar pruebas de laboratorio y de gabinete: hemograma, electrolitos, radiografias para descartar que no haya sufrido una perforación, tomografía para evaluar presencia de abscesos intra-abdominales o peritonitis.

 

 

 

 

Prevención

 

Hay muchos caminos que usted puede ayudarse a prevenir y manejar la enfermedad diverticular. Los siguientes consejos le ayudaran a mantener normal la función de su colon:

  • Coma más fibra y beba muchos líquidos.  Esto ha sido demostrado que reduce la presión en su colon, ayuda a ablandar las heces y promueve su eliminación regularmente.
  • No ignore la necesidad de defecar.  Retrasarlo ahora puede significar constiparse después, lo que aumentaría la presión en su colon.
  • Ejercítese regularmente, lo cual ayuda a la digestión.

 

 

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


+ 5 = trece